Hace tiempo que no se veía tanto arriba tanto abajo en las previsiones a largo plazo. Si realmente piensan cumplirse las actuales, tendremos que conformarnos con leves brisas hasta comienzos de noviembre. Da la sensación que los dioses del viento estuvieran buscando justicia con la maravilla de viento para planear tantos días seguidos que nos habían ofrecido en verano.
No apetece mirar más al futuro después de tantos cambios sufridos y previsiones que parecían de cuento de hada que acabaron siendo ilusiones que no se llegaron a cumplir… Frente a esta situación no nos queda otra cosa que esperar.
Además nos vuelven a molestar las odiosas temperaturas del Calima. Mientras los vientos desérticos de la península más cercana no nos quitan nuestro querido sol, realmente no hay nada de que quejarse. Pero daba la sensación de que este verano habían más días con que sin calima. Al menos eso es lo que les pareció a los residentes de la isla. Inevitablemente tenía que caer un comentario sobre el cambio de temperatura. Se nota.